Español English

Desde nuestro alojamiento en Ayllón queremos proponerte diferentes ideas para que tu estancia en nuestra casa rural sea de lo más interesante.

A PIÉ o EN BICI por... nuestra comarca NORDESTE DE SEGOVIA y SIERRA DE AYLLÓN

Para disfrutar de una actividad física y cultural en contacto con nuestros pueblos y el interesante entorno natural que los rodea.

El territorio del Nordeste de Segovia destaca por su diversidad paisajística ya que aglutina una gran variedad de ecosistemas que van desde las sierras de Guadarrama y Ayllón hasta los cultivos de cereal del llano segoviano. Al sur, Somosierra enlaza las últimas estribaciones de Guadarrama con la Sierra de Ayllón en un conjunto de cumbres de media altitud. El paso gradual de la sierra al llano, a través del piedemonte, está dominado por paisajes de encina y roble, con enclaves tan singulares como el hayedo de Riofrío y el acebal de Prádena. Los ríos atraviesan el territorio dejándonos a su paso algunos de los paisajes más bellos de la provincia, las hoces. Tanto las del Riaza como las del Duratón son Parque Natural. En ellas se encuentran unas de las colonias más importantes de Europa de buitre leonado. Entre ambos valles se extiende el llano cerealista y al norte está la Serrezuela de Pradales, una pequeña elevación montañosa en el borde del valle del Duero. Dos cañadas, la real Soriana Occidental y la real Segoviana, atraviesan la comarca y se cruzan a los pies de Somosierra. Aunque en la actualidad apenas tienen uso para la trashumancia, estas vías pecuarias, junto a la red de cordeles y veredas con confluyen en ellas, son corredores naturales de gran importancia para la conservación de la biodiversidad.

La Sierra de Ayllón, se sitúa en la parte más meridional del Sistema Central, entre Somosierra y la Sierra de Pela que a su vez da paso al Sistema Ibérico. Sus cumbres, además de un importante referente en el paisaje, actúan de límite provincial entre Segovia, Guadalajara y Madrid. Su situación geográfica y su geomorfología, han contribuido a dibujar un paisaje rico y diverso en el que se concentran algunos de los ecosistemas más singulares del centro peninsular. La singularidad del paisaje se complementa con la peculiaridad de sus pueblos. La utilización de los materiales de la zona en la construcción de las viviendas, convirtió cada pueblo en un singular muestrario de la geología de la Sierra. Los pueblos rojos como Madriguera y Villacorta ofrecen un paisaje lleno de colorido. En los pueblos negros como EL Negredo, El Muyo, Serracín y Becerril, el verde de los prados hace resaltar los muros grises y los tejados de pizarra brillan en la distancia bajo los rayos de sol. En los pueblos amarillos como Martín Muñoz de Ayllón y Alquité el amarillo de las cuarcitas se mezcla, en algunos casos, con otros materiales presentes en la zona.

< VOLVER