Español English

Sierra de Ayllón y Hayedos

Montañas y arquitectura que se mezclan en un sinfín de colores

Macizo montañoso que ocupa la parte más meridional del Sistema Central y actúa de límite provincial entre Segovia, Guadalajara y Madrid. Posee paisajes de montaña únicos por su elevada naturalidad y su importancia botánica, con amplio número de especies y comunidades únicas a escala regional. Hayedos (los más meridionales de la península ibérica), bosquetes de tejo, rebollares, quejigares, encinares, pinares de pino silvestre, enebrales o sabina albar.

Sus roquedos conforman un hábitat de excepcional importancia con presencia de rapaces rupícolas; águila perdicera, águila real o halcón peregrino. Rapaces forestales; águila culebrera, azor, halcón abejero o gavilán y, entre otras especies; chotacabras gris, zorzal real, martín pescador, mirlo acuático, pechiazul o roquero rojo.

Hayedo de la Tejera Negra

Hayedo de la Tejera Negra

Último hayedo del sur de Europa, integrado en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara y municipio de Cantalojas. Su bosque se extiende en los valles de los ríos Lillas y Zarzas, que nacen en el antiguo glaciar La Buitrera (2.045m). Su microclima favorece también el crecimiento de abedules, robles melojos, pinos silvestres, tejos o acebos. El otoño, es un espectáculo de color que te sumerge en un auténtico ambiente de cuento.

Información general y sendas: Para realizar a pie 2 sendas circulares: la “Senda de Carretas” y la “Senda del Robledal”. Para bicicleta: ruta circular del río Zarzas. Cuenta con un Centro de Interpretación.  

Acceso limitado: Necesario reservar aparcamiento durante todo el año: (METER ENLACE)

Para realizar la ruta "Senda del Robledal", que parte del Centro de Interpretación, no es necesario realizar reserva.

Hayedo de la Pedrosa

Hayedo de la Pedrosa

También de Riofrío de Riaza o del puerto de la Quesera. Tres denominaciones para este pequeño y encantador espacio natural que permite descubrir, corpulentas hayas centenarias, repletas de musgo y líquenes. Desde las rocas de este misterioso lugar surgen las aguas del río Riaza que descienden entre robledales hasta el valle. Desde estas frondosas laderas se puede alcanzar la cima del Pico de la Silla (1.936m), un excelente mirador hacia el valle del Riaza y la meseta segoviana. Muy cerca queda también del Alto del Parrejón (2.015m).

Junto al Hayedo podemos encontrar pendientes desnudas de vegetación donde aflora la cuarcita, dando un gran contraste con las áreas cubiertas de árboles y arbustos, hayas, acebos, servales del cazador y robles son algunos de los árboles que podemos encontrar en la zona, dándole una variedad cromática difícil de encontrar en otros lugares.

Cumbres

Macizo Pico del Lobo

Presenta un relieve muy accidentado con diversas sierras y macizos; macizo Pico del Lobo-Cebollera, (Lobo 2.273m, Cerrón 2.199m, Cebollera 2.129m), Sierra de la Tejera Negra (La Buitrera 2.045m) son las cumbres más significativas de la vertiente segoviana.

Estación de esquí La Pinilla

La última glaciación afectó en parte al macizo de Ayllón formando algunos circos glaciares. Ejemplo claro es la propia estación de esquí, que en sí misma fue un importante circo glaciar en la falda del Pico del Lobo (2.273m). Fuera de temporada de invierno, a estación pone en marcha un Bike-park para la práctica del descenso de montaña. La última glaciación afectó en parte al macizo de Ayllón formando algunos circos glaciares. Ejemplo claro es la propia estación de esquí, que en sí misma fue un importante circo glaciar en la falda del Pico del Lobo (2.273m). Fuera de temporada de invierno, a estación pone en marcha un Bike-park para la práctica del descenso de montaña.

Pueblos rojos, negros y amarillos

El cromatismo del paisaje se complementa con la peculiaridad de la arquitectura tradicional de sus pueblos. El empleo de materiales de la zona en la construcción de las casas, convirtió cada pueblo en un singular muestrario de la geología de esta Sierra. Pueblos rojos como Madriguera y Villacorta, imponen con su intenso color ferruginoso. Otros pueblos negros como El Negredo, El Muyo, Serracín o Becerril, muestran los grises pizarrosos en preciosos contrastes con el verde de sus prados. Y dorados con amarillos en Martín Muñoz de Ayllón o Alquité, que surgieron de la dureza de la cuarcita.

Ermita de Hontanares y Mirador de Piedrasllanas

Mirador de Piedrasllanas

A 1.450 metros de altitud y enclavada en medio de un claro abierto de robledales, se encuentra el santuario de Nuestra Señora de Hontanares, del siglo XVII, ejemplo de arquitectura gótica postmedieval. Para los vecinos de Riaza significa un lugar especial de culto y romería en el entorno de su área recreativa. A 1 km y un poco más elevado se encuentra el mirador de Piedrasllanas, un bonito paraje desde el que se puede divisar unas bellas vistas del Pico del Lobo y los pueblos de la comarca Nordeste de Segovia.

Valle del Río Aguisejo

La sierra de la Pela se levanta como una pequeña cadena montañosa de transición entre la Sierra de Ayllón y el Sistema Ibérico, donde confluyen las provincias de Soria, Guadalajara y Segovia. Aquí nace del río Aguisejo, coloquialmente llamado el “Manadero”, donde afloran las aguas subterráneas del Pico de Grado (1.517m). Este río es un cúmulo de sorpresas, desde los campos de frutales, avellanos y nogales que riega en su pueblo natal de Grado del Pico, hasta los campos de cereal, encinares, bosques de roble y exuberantes riberas que acompañan su curso hacia el río Riaza. Un paisaje tranquilo, como detenido en el tiempo entre el verdor de la vegetación y los cortados de roca caliza.